Salud pública en México

¿Un problema de impunidad?

Preservar la salud es importante: nos permite llevar a cabo proyectos, y desarrollarnos de manera autónoma y con calidad de vida. Las instituciones nacionales destinadas a ello deben establecer mecanismos eficaces para la contención y resolución de las quejas que se susciten en el proceso.

Laura García Velasco | Marzo 2017
Descarga la investigación completa aquí

El número nacional de quejas médicas no se corresponde con la percepción que tienen los usuarios sobre la funcionalidad del rubro, si se contrasta la información que proviene de distintas dependencias.

Es imposible conocer a cabalidad el panorama nacional sobre la atención, contención y resolución de quejas médicas; en consecuencia, también lo es asegurar que todo usuario que detecte una irregularidad en el servicio médico haya sido atendido oportunamente. Esto genera impunidad.

No toda mala práctica médica deriva en una acción penal contra el responsable, dado que debe existir un daño en el paciente; no obstante, toda irregularidad sí debe y puede ser objeto de queja, pues existen los mecanismos para ello. El bajo número de quejas médicas que anualmente recibe la CONAMED indica el desconocimiento de la población al respecto.

Es necesario establecer la obligación de las instituciones de salud de llevar un registro de quejas e inconformidades; de obtenerse, esta información debería ser publicada periódicamente a fin de que pueda utilizarse para mejorar la calidad del servicio y las políticas públicas venideras.

 

Descarga la investigación completa aquí